Scribd: cuando compartir genera dudas

Utilizo Scribd desde hace varios años y si bien es cierto me ha servido como referencia en algunos trabajos cuando se trata de publicar los propios ya la historia cambia.

Si usted no está familiarizado con esta red social permítame contarle que Scribd es una plataforma en donde se pueden almacenar, publicar, y hasta compartir todo tipo de documentos: desde la crítica de una desastrosa película hasta el álbum de fotos de aquella tarde de chocolatina y galletas.

Para muchos usuarios, esta comunidad para compartir en línea es todo un éxito porque la ven como el trampolín a la fama para sus trabajos, ya que este sitio además de tener una buena usabilidad en el momento de subir contenido, también promueve los documentos y recibe la información de los escritos más populares.

Servicios como Scribd pueden incentivar la piratería digital.Foto: Gentileza preetamrai / Flickr

Esta biblioteca de contenido “on line” presenta muchos beneficios, sobretodo en el área educativa, para compartir materia, generar debates y opinar sobre los trabajos estimulando la retroalimentación.

Entre sus virtudes presenta un visualizador incrustado, así que podrá bajar el contenido y leerlo cuando guste con o sin acceso a internet, también puede comentar los trabajos o libros, tiene fácil acceso desde cualquier dispositivo móvil, puede publicar su trabajo en redes sociales como Facebook y Twitter y la más importante a mi gusto: los documentos pueden ser públicos o privados.

Pero ¿en qué me genera dudas? Pues usted se puede suscribir y si quiere  bajar la información que le gustó tiene dos caminos: pagar o subir un documento. Estamos claros que no todos le damos el mismo uso a internet, pero no se me hace justo que alguien baje una tesis de bioquímica y que a cambio suba la biografía de Justin Bieber.

Además de que muchos usuarios han encontrado maneras de burlar los lineamientos de Scribd y por ejemplo suben una página con solo una letra y ya obtienen un documento, no hay igualdad en el intercambio de información.

Otro punto es que en algunos casos  los cibernautas han subido trabajos de otras personas sin respetar los derechos de autor, J.K. Rowling y Úrsula K Le Guin ha sido dos de las víctimas de esa piratería digital

Todo esto lo escribo refriéndome a los documentos públicos, ya con los privados pues por supuesto la historia es diferente. Pero de todas maneras solo compartiría información académica con compañeros del curso.

Me gusta Scribd por la diversidad de temas y material que se puede encontrar para leer nada más, con mis contenidos soy muy celosa. El trabajo final del curso requiere de muchas horas trabajo y dedicación, lo guardaría en Scribd para compartirlo con los compañeros y realizarle cambios, pero de manera pública no lo compartiría.

Fuentes

http://www.lanacion.com.ar/1128460-los-libros-son-el-nuevo-objetivo-de-los-piratas

http://www.slideshare.net/efrastib/scribd-3083672

http://intercontacto-blog.blogspot.com/2009/09/que-es-scribd.html

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s